Charlie y la fábrica de chocolate.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Charlie y la fábrica de chocolate.

Mensaje  Katiuska Guzmán el Jue Oct 28, 2010 3:17 am

Charlie y la fábrica de chocolate


Título: Charlie and the chocolate factory (2005)
Dirección: Tim Burton
Producción: Brad Grey y Richard D. Zanuck
Guión: John August.
Basada en la novela de Roald Dahl
Música: Danny Elfman
Vestuario: Gabriella Pescucci (Ganadora del Oscar)
Reparto: Johnny Depp, Freddie Highmore, David Kelly, Helena Bonham Carter y Noah Taylor,
Género: Fantasía, Comedia y Aventuras.
Duración: 114 minutos
http://wwws.warnerbros.es/movies/chocolatefactory/
http://www.megavideo.com/?v=CB33RV5A
http://www.peliculon.org/comedia/charlie-y-la-fabrica-de-chocolate/

Basada en la novela homónima de Roald Dahl, autor británico de literatura infantil. Fue filmada en Yorkshire, Reino Unido y es la segunda adaptación de la novela Charlie y la fábrica de Chocolate; la primera se filmó en 1971 y llevó el nombre de Un mundo de fantasía (Willy Wonka & the Chocolate Factory en inglés), protagonizada por Gene Wilder como Willy Wonka.
El aclamado director Tim Burton lleva su imaginativo y vívido estilo al entrañable clásico de Roald Dahl "Charlie and the Chocolate Factory", sobre el excéntrico chocolatero Willy Wonka (Johnny Depp) y Charlie (Freddie Highmore), un muchacho de buen corazón que procede de una familia pobre que vive a la sombra de la extraordinaria fábrica de Wonka. Aislado desde hace tiempo de su propia familia, Wonka lanza un concurso a nivel mundial para elegir un heredero o heredera para su imperio de golosinas. Cinco niños afortunados, entre los que se encuentra Charlie, obtienen Billetes de Oro de las tabletas de chocolate y ganan un viaje organizado a la legendaria fábrica de golosinas que ningún extraño ha visto desde hace 15 años. Charlie es atraído hacia el mundo fantástico de Wonka en esta asombrosa e imperecedera historia.
La mayoría de las noches en el hogar de los Bucket, la cena es un tazón de sopa de repollo aguada que el joven Charlie comparte con mucho gusto con su madre (HELENA BONHAM CARTER), su padre (NOAH TAYLOR), sus dos abuelos y sus dos abuelas. La suya es una vieja casa diminuta, destartalada y con corrientes de aire, pero está llena de amor. Todas las noches, lo último que Charlie ve desde su ventana es la gran fábrica, y se queda dormido soñando con lo que habrá dentro.
Nada haría más feliz a la familia de Charlie que verle ganar, pero tiene muy pocas posibilidades, ya que sólo se pueden permitir comprar un chocolate al año, para su cumpleaños. En efecto, una a una se divulgan noticias en todo el mundo sobre los niños que encuentran los billetes dorados y la esperanza de Charlie es cada vez más débil. Primero está el glotón Augustus Gloop, que no piensa más que en meterse dulces en la boca todo el día, seguido por la mimada Veruca Salt, a la que le dan ataques si su padre no le compra todo lo que quiere. Luego está Violeta Beauregarde, campeona en masticar chicle a la que sólo le importan los trofeos de su vitrina, y finalmente el hosco Mike Tevé, que siempre está alardeando de que es más inteligente que nadie.
Pero entonces sucede algo maravilloso.
Charlie encuentra una moneda en la calle nevada y va a la tienda más cercana para comprar una Delicia Wonka. Ahí, bajo el envoltorio hay un destello dorado. Es el último billete. Su abuelo Joe (DAVID KELLY) está tan entusiasmado por la noticia que salta de la cama como si de repente fuera varios años más joven, recordando cuando trabajaba en la fábrica, antes de que Willy Wonka cerrara para siempre sus puertas a la ciudad. La familia decide que el abuelo Joe debería ser el que acompañe a Charlie en esta aventura irrepetible.
Una vez dentro, Charlie se queda deslumbrado por una visión sorprendente. Maravillosos y relucientes artilugios inventados por el propio Wonka giran, saltan y silban, produciendo delicias comestibles siempre nuevas y diferentes. Equipos de alegres Oompa-Loompas extraen montañas de caramelo de dulce de leche al lado de una espumosa cascada de chocolate o navegan en un barco traslúcido de caramelo hilado y con cabeza de dragón por un río de chocolate, pasando por delante de retorcidos árboles de bastones de caramelo y de hierba de azúcar mentolado comestible.
El propio Willy Wonka es casi tan enigmático como sus extravagantes inventos, un anfitrión cortés pero muy poco convencional. No piensa en casi nada salvo en golosinas, excepto en ocasiones, cuando de repente parece estar pensando en algo que sucedió hace mucho tiempo, de lo que no es capaz de hablar. Quién es realmente y por qué ha dedicado su vida a hacer dulces es algo que Charlie sólo puede adivinar. ¿Quién será el heredero o heredera?
Lo que nunca espera Wonka, es que su acto de inmensa generosidad, le reporte a cambio un regalo aún más valioso.
El criterio a aplicar en esta película es el referente a la presencia de la Teoría Conductista en la crianza dada a Willy Wonka por su padre, un odontólogo rígido y autoritario que le prohibió las golosinas para que desarrollara un dentadura perfecta ayudada por aparatos ortodoncistas, y la Teoría Humanista o Fenomenológica de Rogers, el cual parte de la concepción de que el hombre educado es aquél que aprendió a aprender, a adaptarse y cambiar, y que esa búsqueda de cambio en su estructura interna le genera una base para el logro de la seguridad. Wonka cambió su estructura cognitiva por la seguridad de una familia.


avatar
Katiuska Guzmán

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 26/10/2010
Edad : 47
Localización : Ciudad Bolívar

Ver perfil de usuario http://kmguzmans.es.tl

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.